sábado, 2 de abril de 2011

La calle Recogidas (I) (antigua Verónica)

Quizá sea de las calles más transitadas diariamente por miles de transeúntes, la mayoría de ellos movidos por los numerosos comercios que en ella se han instalado sobre todo en los últimos quince años. Comienza en Camino de Ronda y termina en Puerta Real, con una ligera pendiente y una longitud de unos 650 metros.

Vista actual de calle Recogidas con Puerta Real al fondo

Es una de las más amplias de la zona centro de la ciudad, aunque sigue teniendo demasiado tráfico de vehículos, lo que ocasiona que no sea demasiado agradable al paseo. Por eso recomiendo las horas más tempranas de la mañana para poder disfrutar de los detalles que nos ofrece. Como ejemplo, el palacio de los Patos, situado a mitad de la calle y que ha sido recientemente restaurado y aprovechado de forma ejemplar para un hotel. Fue construido como casa-residencia de una familia, Moreno Agrela, construida en 1890 por Francisco Jiménez Arévalo. Dicha familia había tenido gran éxito, como muchas otras, en el negocio de la remolacha, y demostraban con este tipo de viviendas su solera en la ciudad. Magníficos sus jardines, en los que podemos aún disfrutar el estanque en el que dos grandes cisnes se destacan, hasta el punto de darle nombre a toda la morada, confundiendo eso sí, los Patos con los Cisnes.

Estanque con los Cisnes del "Palacio de los Patos"


La calle en sus orígenes se denominaba Verónica, y era mucho más estrecha, como las que existen en los barrios cercanos (San Antón o Gracia). En la parte más cercana a Puerta Real, se situaba un beaterio dedicado a Santa María Egipcíaca. Fundado en 1594 por el arzobispo Pedro de Castro y otros destacados personajes para acoger a prostitutas con el fin de ayudarlas a cambiar su vida. Por ello también se le conocía como beaterio de las "Recogidas".

Imagen de Puerta Real de comienzos del siglo XX.
Se observa la entrada de calle Recogidas, con las casas que se derribaron
posteriormente y donde aún estaba el beaterio de Recogidas

De austeridad en su exterior, disponía en su interior de un patio porticado en torno al cual se repartían las dependencias. En una de esas celdas estuvo recluida Mariana Pineda antes de su triste e injusto final. El edificio estuvo en funcionamiento hasta que en la invasión francesa fue desahuciado y vendido a particulares. Posteriormente se volvería a utilizar para su primigenio fin, hasta llegar a 1949, año en el que las beatas se integraron en la congregación de Carmelitas Misioneras, abandonando la residencia.

Imagen antigua de calle Recogidas, entonces llamada Verónica
Observar su estrechez comparada con la actual. (Fuente: Ideal)


Tan sólo 9 años más tarde, en 1958 se realiza su demolición, coincidiendo con los trabajos del Ayuntamiento para alineación y ampliación de la calle, para conectar Puerta Real con Camino de Ronda. Sería entonces cuando se la denomina Calle Recogidas. A partir de ese momento, se comienzan trabajos de urbanización que conllevan la construcción de edificios de dudoso gusto arquitectónico muchos de ellos, aunque con alguna excepción que veremos en otra entrada.

Hemos vuelto a Puerta Real, pero seguiremos avanzando por una ciudad que como hemos visto se ha renovado mucho, pero aún sigue manteniendo su identidad histórica.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta última foto no la conocia!

lorenzogranada dijo...

Dicen que el convento de las recogidas estaba por detras de la Iglesia de San Anton, pero hoy dia hay un convento de capuchinas, con su claustro, en ese lugar. Antes de 1835 y la desamortizacion era un monasterio de monjes franciscanos, lo que parece desmentir la presencia de las recogidas. Segun he comprendido de su excelente articulo, el beaterio de las recogidas estaba por debajo de San Anton, en las casas que fueron demolidas en 1958 ¿verdad?

Alberto Donaire dijo...

Así es, Lorenzo.

Formaba parte de los edificios que estrechaban la calle. Si hubiese estado por detrás de la iglesia de San Antón, no sería razonable la denominación de la calle como "Recogidas".

Gracias por tu aportación, y un saludo

Publicar un comentario en la entrada