miércoles, 6 de abril de 2011

El Origen de la Fuente de los Leones (y su polémica)

Hace poco tiempo estuve buscando y leyendo información de la fuente que se sitúa en el centro del Palacio de los Leones, denominado en su época musulmana Riyad al-sa'id ("el Jardín del Señor"). Lo hacía porque coincidía con los trabajos que estaba realizando el Patronato de la Alhambra de restauración de la maravillosa fuente de Los Leones, que debido al paso del tiempo se encontraba bastante deteriorada.

En muchos de los textos existentes se declara como mayoritaria la teoría de que dicha fuente tendría origen en un palacio de los ibn Nagrella. Tanto Samuel como su hijo Yehosef serían en su tiempo personas muy influyentes en el poder de la ciudad de aquella época (siglo XI), ya que fueron nombrados visires de reyes ziríes como Habús ben Maksan y Badis. A pesar de ser judío, Samuel ibn Nagrella había luchado junto al rey contra las taifas vecinas, lo que sin duda le hizo ganar posiciones de favor y poder.

Fuente de los leones.
Antes de la restauración


Relacionado con Yehosef, algunos estudios lo sitúan como un personaje rodeado por estudiosos y poetas, además de profuso en lo arquitectónico. Se indica además que dichas edificaciones se realizarían ya en su época en la colina de la Sabika, lo que como teoría se establece como germen de la Alhambra, con palacio y fortificación exterior.

Uno de los poetas que rodeaban a esa familia, Ibn Gabirol, escribió un poema describiendo esa construcción, en el siglo XI, con detalles como el siguiente:


Hay un copioso estanque que semeja 
al mar de Salomón 
pero que no descansa sobre toros; 
tal es el ademán de los leones, 
que están sobre el brocal, cual si estuvieran 
rugiendo los cachorros por la presa.... 


Se describiría de esta forma una fuente comparándola con la realizada por el Rey Salomón en su templo, que en aquel caso descansaba sobre doce bueyes o toros y señalando por grupos de tres a los puntos cardinales, y que se denominaba Mar de Bronce. Serían cada uno de los doce representativos de las tribus de Israel.

Basados en dicho testimonio documental, son muchos los historiadores que asimilan esta fuente descrita por Ibn Gabirol con la que observamos en el patio de Los Leones. La taza, sin embargo, tiene una serie de poemas grabados dedicados por el poeta Ibn Zamrak al sultán constructor del palacio, Muhammad V. Y este detalle germina en varias teorías, como que fue rehecha de la fuente originaria o añadida nueva en esta época (s. XIV).


Exposición de los leones tras su restauración

El otro día, por casualidad, me encontré en un podcast de Ser Historia (magnífico programa de divulgación histórica de la Cadena Ser) una entrevista a Mª del Mar Villafranca, directora del Patronato de la Alhambra. En dicha entrevista, relacionada con diversos aspectos del monumento, hay una parte en la que ella propone otra hipótesis acerca de la datación y origen de la fuente en su conjunto.

Indica que como resultado del proceso de restauración de la fuente, y el estudio pormenorizado de los leones, se han establecido aspectos hasta ahora desconocidos. Como ejemplo de ello, indica que el material en el que están hechos la taza o pila de la fuente y los leones (mármol) sería de la misma cantera, fechando el conjunto en el siglo XIV, y no en el XI-XII.

Hecho el planteamiento, avanza otras teorías para afianzarlo, como que los leones serán esfinges, como metáforas del poder, reparto entre partes del apoyo de los jefes de un consejo entregados al sultán. Además indica que del análisis profundo de las figuras, se han determinado tres tipologías de leones en grupos de cuatro, relacionados con la fisonomía de los mismos en rasgos como las narices, formas de garras y posición de las colas.

Un detalle muy interesante que aporta es la relación de los leones por parejas, siempre una figura con su opuesta en la posición que ocupan realmente en la fuente. Formarían por tanto estrellas que sin duda tendrán un significado específico que habrá de investigarse.

Termina apuntando una teoría que también se había establecido por otros autores, como es la posible utilización del conjunto para la medición del tiempo, que también debería ser corroborado con algún aporte científico.

¿Del siglo XI y origen en un palacio judío, o del siglo XIV y encargada por Muhammad V? Queda planteada por tanto la polémica, gratificante e interesante, como elemento de positiva discusión, que permitirá sin duda avanzar en próximos años en el conocimiento que tenemos de todos los elementos constructivos de la Alhambra.

Seguimos caminando...

Os dejo a continuación el podcast en el que podéis disfrutar de la entrevista, en la que se comentan otros detalles interesantes.





Además, en este enlace un estudio de la arquitectura judía de Ana María López Álvares y María Luisa Menéndez Robles, en el que podréis rescatar algunos detalles más de lo comentado.

5 comentarios:

MuleyHacen dijo...

Buen articulo sobre la pieza emblemática de los palacios nazaritas. Personalmente me quedo con la idea de que los leones son de la misma época que el palacio. Hay que descartar la idea de que los musulmanes no representaban figuras animales y humanas, si no que tenían prohibido la representación de Alá. Los leones se enmarcan dentro de la simbologia del paraíso que recrea el palacio como guerreros preparados ( con las garras sacadas) para luchar por el sultán.

Sería interesante que el Patronato de la Alhambra editara un catalogo de los leones después de su restauración por que esconden detalles asombrosos. Un saludo y de nuevo felicitarte por tu trabajo

Alberto Donaire dijo...

Gracias por la felicitación.

Fíjate que yo pienso que aunque pueda ser de la misma época que el palacio, debería tener alguna relación con la fuente citada en el poema de Gabirol (s. XI).

Muy interesante la aportación que haces.

Encarna rabanal dijo...

¿Hay alguna hipótesis acerca de que la fuente era una reproducción de una de plata que tenía la sultana?
Si alguien me lo pudiera aclarar se lo agradecería.Gracias.

Alberto Donaire dijo...

Buenas, Encarna.

Gracias por aportar tu comentario. Al respecto de la pregunta que haces, la verdad es que en toda la documentación que he leído acerca de la taza de la fuente, no he encontrado referencia a lo que indicas. En cualquier caso, a ver si alguien conoce esta historia, que en mi opinión tendrá más de leyenda que de realidad.

Un saludo

Anónimo dijo...

A mi me resultan tan orientalizantes que creo que quien los hizo conocía la escultura ibérica, son un estilo Pozo Moro, no os parece?

Publicar un comentario