lunes, 28 de mayo de 2012

Ruta de Senderismo: Jérez del Marquesado - Postero Alto

Hace mucho tiempo que tenía la intención de venir por esta zona del Zenete, para disfrutar de una zona de gran atractivo natural, con paisajes que tienen fama por su belleza. Para llegar al pueblo escogido para la salida, Jérez del Marquesado, es preciso pasar por el centro de Guadix, y puedes disfrutar de la vista de su catedral cuyo detalle dejaré para próximas entradas.

Siguiendo el camino de la antigua carretera de Almería se ha de tomar un desvío hacia la derecha unos pocos kilómetros después de la salida de Guadix. Este trazado nos conducirá directamente al pueblo Jérez del Marquesado, que forma parte de la mancomunidad de municipios del Zenete. Esta denominación ya nos refiere a tiempos lejanos en los que las tierras que visualizamos estarían bajo dominio islámico, probablemente con pequeñas poblaciones (alquerías) dedicadas a la agricultura y ganadería. Aunque se han encontrado restos arqueológicos de mayor antigüedad, lo que es bastante razonable dada la riqueza en minera de todo este área.

Arboleda en el barranco de Alcázar


Precisamente la extracción de metales como hierro y cobre ha sido una de las actividades económicas más importantes para estas poblaciones en los últimos tiempos, venida a menos desde la mitad del pasado siglo. Son famosas sin duda las minas de Alquife de las que se ha extraído hierro, y por cuya explotación se ha interesado recientemente una empresa holandesa y que espero llegue a buen término por el consecuente beneficio económico de toda esta comarca.

Tendremos que atravesar también el pueblo de Jérez hasta llegar a una bifurcación del camino, que será nuestro punto de partida en la ruta de hoy. El camino de la derecha se convierte en una pista de tierra por la que se puede llegar a la zona de recreo de 'La Tizná', pero nuestros pasos se dirigen por la senda izquierda, por la que pronto llegaremos a visualizar el Barranco de Alcázar que tiene gran diversidad de especies arbóreas como castaños de gran porte, olmos, chopos y pinar de repoblación.

Justo delante nos encontramos unas instalaciones abandonadas, que se corresponden con antiguas centrales eléctricas que utilizaban las caídas artificiales del agua para la generación de energía que sería usada en las cercanas minas de Alquife. Para ello se trazaron en el siglo pasado una serie de acequias que tomaban agua de las zonas altas, provenientes de Sierra Nevada, y cuyos cauces terminaban en estas instalaciones. En la zona alta se ubicaba una pequeña presa de captación del agua y controlaba la caída del agua barranco abajo mediante una canalización. En la parte baja del barranco se ubicarían las turbinas generadoras y la vuelta del agua a su cauce inicial. Como se puede observar es una gran obra de ingeniería hidráulica para dar solución a las necesidades energéticas de una forma bastante limpia desde el punto de vista medioambiental.

Casillas de Morales: control del agua y caída a la izquierda hacia el barranco

Seguimos el trazado de lo que fuera en su día un paso principal de ganado hasta la zona de Trevélez, denominada cañada real de Trevélez por la que transitaban los rebaños en busca de diferentes zonas de pasto. Iremos en este caso por una loma que a ambos lados tiene el cauce de ríos, el Alhorí a la derecha y el Alcázar a la izquierda, según el sentido de subida.

Llegaremos tras unas dos horas de caminar al refugio del Postero Alto, con unas vistas magníficas del Picón de Jérez y toda esta zona de Sierra Nevada, en la que ya quedan pocos neveros que generan diversas zonas de cascadas de agua que terminarán confluyendo en los ríos mencionados. A nuestro alrededor se divisa sobre todo bosque de pinar, con algunas zonas de preocupante color marrón.

Picón de Jérez al fondo y pinar en primer plano

El punto de retorno será el cruce con el sendero Sulayr, para descender rodeando el albergue y siguiendo la senda de una canalización artificial buscando la zona recreativa de la Tizná. En ella encontraremos otra de las centrales eléctricas cuya estructura y finalidad son idénticas a las expresadas anteriormente. Se ubican en esta confluencia de arroyos diversas mesas y zonas de barbacoa que sirven para que los vecinos de la comarca disfruten de este bello entorno.

Tomaremos en punto la pista que viene desde Jérez para enlazar con la trazada de la cañada por la que ascendimos, y descender desde ahí al punto de inicio. Unos veinte kilómetros de recorrido que pueden realizarse con tranquilidad en una mañana completa.

Para terminar la jornada es ya tradicional tomar unas cervezas en alguno de los mesones o bares del lugar en el que se ubica la ruta. En este caso será el hotel Picón de Sierra Nevada, en el que nos atiende amablemente Julio, su dueño, que nos ofrece el refrigerio merecido, acompañado de ricos manjares, destacando unos filetes de buey de crianza que recomiendo probar a todo lector interesado en este tipo de carne.

Zona de La Tizná


Comentamos en la comida la belleza del paisaje que observamos desde la terraza del hotel, que sin duda debería generar una actividad turística de primer orden en este municipio. Espero que con el tiempo se desarrolle y sea aliciente para que sean muchos los visitantes que puedan disfrutar de este lugar. Queda por nuestra parte la promesa de volver para afrontar la subida al Picón de Jérez.

Os dejo por aquí la ruta trazada con GPS y una galería con imágenes de la jornada:








Seguimos caminando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada