sábado, 26 de febrero de 2011

Un paseo por el Albayzín (y 3)

Desde el Peso de la Harina vamos a tomar camino por la Cuesta del Chapiz, calle que toma su nombre de la residencia que hace esquina con el camino del Sacromonte, que fuese propiedad del morisco Lorenzo el Chapiz. Parece que fue construida sobre los restos de un palacio nazarí del siglo XIV, siendo su estructura similar a estos, aunque en su arquitectura y detalles se aprecian influencias cristianas. A su lado, la casa de su cuñado Hernán López el Ferí, y por su cercanía se las conoce en plural como "Casas del Chapiz". En la actualidad se sitúa aquí la Escuela de Estudios Árabes.

Casas del Chapiz


Justo enfrente accedemos al Carmen de la Victoria, que recibe su nombre por haber estado situado aquí el extinto convento de la Victoria. Hoy día la finca es propiedad de la Universidad de Granada y acoge en forma de residencia de invitados (privilegiados), y que en esta ocasión visitamos para disfrutar en primer lugar de unos magníficos y cuidados jardines, ejemplo de los que nos podemos encontrar en otros cármenes. Posteriormente de una estupenda panorámica de la Alhambra, incluyendo en esta ocasión la vista desde el Generalife hasta la Alcazaba.

Magnífica panorámica de la Alhambra
Realizada desde el Carmen de la Victoria

Bajamos la empinada cuesta del Chapiz pasando por la embocadura de San Juan de los Reyes, dejando a la izquierda el Palacio de los Córdoba, llegando hasta el mismo río Darro, en el comienzo del conocido como Paseo de los Tristes. Luce un sol espléndido, y la zona está plagada de terrazas con mesas que están casi repletas de gente disfrutando de las tapas de Graná, además de un paisaje único.

Paseo de los Tristes

Pegados al pretil del río Darro, pasamos cerca del puente de las Chirimías, y la casa del mismo nombre, para tomar ya la Carrera del Darro, una de las más transitadas por todos los turistas, y que hoy cuenta por cientos sus visitantes. Pasamos por la iglesia de San Pedro y San Pablo, la casa de Castril, el Bañuelo, hasta llegar al puente de Espinosa. Los monumentos citados son cada uno de ellos de una gran importancia, sobre todo el Bañuelo, uno de los baños árabes más antiguos conservados en todo el mundo, del siglo XI. Sería el hamman del barrio de los Axares, y que en otro momento visitaré para poder completar en una entrada del blog los detalles que podemos observar en su interior.

Puente del Cadí o de los Tableros
Analizamos el conocido como puente del Cadí, o puerta de los Tableros. Sólo queda un resto de lo que conformaba una muralla de gran altura, que además de la defensa, servía de paso entre el Albayzín y la Alhambra. Se puede plantear por tanto la altura considerable que podía tener la muralla. Además, conocida por contener en su arco una serie de tableros que se utilizaban para actuar como dique en las aguas del río, formando un pequeño embalse, de forma que al subir de nuevo los tableros toda el agua acumulada provocaría una riada de gran caudal y fuerza. Esto se utilizaba como método para limpiar todo el cauce que desde aquí hasta llegar al Genil, arrastraría todos los restos vertidos al río desde las viviendas o los talleres artesanales.


El rugir del agua casi no se percibe, por el jaleo que se forma por tanto peatón y algún que otro vehículo que circula por la estrechez de la Carrera, pero casi se puede percibir un ligero susurro de un río que forma parte de la historia de esta ciudad, y que se oculta justo en el punto en el que termina nuestro paseo, pues llegamos a Plaza Nueva. Ha sido una ruta por un barrio milenario, que permite el diseño de muchísimos itinerarios, con elementos interesantes en cada uno de ellos.

Otra ocasión será en la que realice una visita a la parte alta del Albayzín, y seguiremos disfrutando de este magnífico tesoro de perlas encaladas.

Seguimos caminando...

Entradas anteriores relativas a este paseo:

1 comentario:

Manu dijo...

Que bonita es Granada y el Albayzin!!

Publicar un comentario