jueves, 3 de febrero de 2011

Calle Mesones

Sin duda es una de las calles más transitadas de la ciudad hoy día, debido a la gran cantidad de comercios existentes en ella, sobre todo textiles. Ayudó a ello la acertada decisión de peatonalizar la calle, que en su día fue motivo de discusión y debate, como no podía ser de otra manera en esta ciudad.

Ya en su origen era famosa, pues encontraban en ella alojamiento y comida todos los visitantes de la ciudad desde el siglo XV en sus numerosos mesones y posadas, razón por la que recibe su denominación. Recordemos que esta calle se situaba justo al lado de la muralla defensiva de la ciudad, que venía desde la puerta de Bib al-Masda o Bibalmazán (calle Capuchinas) hasta la ( mencionada en la anterior entrada ) puerta de Bib al-Rambla (ver entrada).

Calle Mesones. Imagen de comienzos del s. XX.
Interesantes los toldos dispuestos para evitar que el sol perjudique el
material de los escaparate


Se situaban en esta zona talleres y comercios de carpinteros, cerrajeros, boteros, cordoneros, zapateros, y todo tipo de oficios propios de la época  y que dan nombre a muchas de las calles que desembocan en la de Mesones.

Hacia la mitad de la calle existía una Alhóndiga de granos de los siglos XVI y XVII, y aún más importante la Alhóndiga Zayda en el extremo de la calle situado en Puerta Real, destruida por un incendio en 1863, en lo que hoy es el edificio del Café Suizo (1865). Curioso el poco tiempo que pasa desde que arde un edificio almacén hasta que se construye el edificio del que hoy quedan sus fachadas principales, ejemplo sin duda de la avidez especulativa de la época.

Calle Mesones. A la izquierda, el café Suizo, y a la
derecha el café Colón. Los adornos seguramente
corresponden a época de Corpus

En el sector situado entre Puerta Real y el Arco de las Orejas, a la altura de la placeta del Santo Cristo, se construyó un corral de comedias en el siglo XVIII, inspirado en los corrales de comedias castellanos, con corredores laterales y bancadas de madera en el patio.

A la altura de la calle Arco de las Cucharas existió la iglesia de la Magdalena, que fue construida en el siglo XVII, en una zona que pudiera ser que ocupase la mezquita mayor del arrabal o Yimaa Haddadin, algo habitual después de la conquista de los cristianos para eliminar los elementos que recordasen a la anterior religión dominante en la ciudad. La iglesia se clausura en tiempos de Mendizábal, y es adquirido el edificio por un particular aproximadamente en 1836, utilizándose ya desde 1892 como centro comercial, denominado Almacenes Magdalena. Sería destruido en 1973 para construir el actual edificio de corte moderno que ,como no, fue muy criticado desde sus inicios y fue por encargo de la cadena norteamericana Wolworth.

Imagen actual de la calle Mesones.
Se observan los toldos que se instalan para el paso de la procesión
del Corpus en el recorrido de la Sagrada Figura.
En torno a este edificio volveré algún día a comentar más en detalle, pues en torno a él se han escrito multitud de páginas y llenado horas de radio describiendo la gran cantidad de fenómenos paranormales, que ya desde antiguo se conocían y que se han investigado incluso de forma científica. Sin duda un ejemplo más de que en Granada se puede encontrar de todo, incluso para aquellos que están interesados en la parapsicología.

Algún intento hubo de cambiarle el nombre a esta calle, como "Poeta Zorrilla", aunque los vecinos de la ciudad nunca han dejado de nombrarla con su originario apelativo. Y que siga así por mucho tiempo.

Seguimos caminando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada