sábado, 19 de febrero de 2011

Plaza de la Trinidad

Entre un numeroso y laberíntico callejeo en la zona situada cerca de la Catedral, encontramos este espacio, perteneciente al barrio de la Magdalena. Conserva hoy día la idea original de mantenerse como espacio con algo de vegetación y rodeado de construcciones, algunas de las cuales no son demasiado adecuadas al entorno en el que están ubicadas, por lo tosco de su diseño, que habla sin duda de la ausencia total de sensibilidad por parte del arquitecto creador de las mismas.

Como ocurre en otras zonas de Granada, los espacios en la ciudad son consecuencia directa del derribo o desaparición de sitios que otrora estuvieron ocupados por conventos o iglesias. En este caso, ocupaba todo el solar el convento de trinitarios calzados. Su construcción se inicia en 1517, en la zona cercana a la puerta de Bibalmazán (recordemos la cercanía de la muralla defensiva musulmana que desde aquí se va a recorrer hacia el sur el resto del lienzo) sustituyendo a una ermita construida por un grupo de sastres (Visitación de Nuestra Señora).

Plaza de la Trinidad.
Finales del siglo XIX. Se observan los árboles recien plantados,
y están por realizar los jardines que los rodean.

Se organizó de la siguiente forma: la iglesia conventual, situada en la esquina de calle Mesones, en la que se situaba la única puerta de entrada al templo. Esta fue la primera fase constructiva, a la que siguieron otras naves que se conformaron en cuadrilátero dejando un claustro en el interior, probablemente con la misma orientación que hogaño tiene la plaza. En el centro del claustro se situaba la misma fuente que actualmente observamos, aunque sin la taza superior añadida posteriormente.

Al igual que con otros edificios religiosos de la ciudad, su principal perjuicio se produce con la invasión de los franceses, y terminó por certificar su defunción la desamortización de 1835. Posterior a ella, el edificio tuvo una serie de usos la mar de curiosos: primero oficinas y almacenes de Hacienda, desprovista para ello de su torre, y después adaptada como "Circo de Equitación". Detengámonos un poco en este aspecto e imaginemos los trabajos de adaptación de una iglesia para servir de escenario de circo.

También almacén de libros o escenario de teatro siguieron en la variedad de funciones de esta construcción, que finalmente y debido al abandono continuado, muchos de sus elementos fueron deteriorándose hasta el punto de amenazar ruina en la mayor parte del edificio. Al ayuntamiento en aquéllos momentos le interesaba el derribo, pues conseguía así sus pretensiones de alineación de la calle Mesones con el entorno, y la continuación de las calles que hoy desembocan en la plaza. Ya en 1897 pasa a formar parte como espacio público, momento en el que se concibe y diseña la actual plaza.

Ahora ocupada por vegetación conformando paseos diagonales, y arboleda que aporta buena sombra en momentos de mucho sol, sobre todo en periodo estival. Algunos kioskos y muchos bares de tapas, sumado al hecho de estar situado en pleno centro de la ciudad y cerca de la facultad de Derecho, son ingredientes que aseguran el incesante paseo de multitud de personas.

La plaza de la Trinidad en la actualidad

Más allá de su avatar histórico, es cuanto menos curioso que si nos situamos en el centro de la plaza, podemos observar a nuestro alrededor un 'claustro' formado por edificaciones modernas, pero que nos puede ayudar a trasladarnos a momentos pasados, de clausura y silencio. Si paseamos temprano por ella y en ausencia del bullicio habitual se conseguirá un efecto ambiental adecuado para conseguir tal secuela imaginativa.

4 comentarios:

-Marisa Isidro- dijo...

Bonito comentario el que haces sobre esta plaza! Me gustaría saber si se conoce alguna imagen de este lugar en aquellos años en los que fue convento... qué curioso sería!

Gracias y un saludo

Alberto Donaire dijo...

Sin duda alguna sería más que interesante. Buscaré en mi archivo, para ver si hay algo. En cualquier caso, abro la solicitud para todo aquel que pueda tenerla, pues que la comparta.

Gracias a ti.

Anónimo dijo...

Hola Alberto, sabes qué tipos de árboles se encuentran en esta plaza? Me parecen abedules. Puedes confirmar?

Alberto Donaire dijo...

Buenas.

Pues hay varios tipos de árboles. Lo más frecuente es el plátano de sombra (platanus hipanica), también naranjos amargos y sauces llorones.

Un saludo

Publicar un comentario