miércoles, 3 de agosto de 2011

Ruta Senderismo: Hoya de la Mora - Veleta - Lagunillos de la Virgen

Seguramente la del Veleta será una de las cumbres más conocidas por cualquier ciudadano español, pues su perfil es el que desde hace mucho tiempo está dibujado en las botellas de Agua de Lanjarón. Desde la ciudad de Granada es quizá el más destacado, y desde mi punto de vista de una gran belleza.

Era por tanto el momento de visitarlo, de subir a la cumbre. Para ello, gracias a la dirección de Benjamín Pérez, partimos desde los aparcamientos de la Hoya de la Mora, aproximadamente a las 9 de la mañana, con 12ºC de temperatura (día 2 de Agosto). La subida es exigente desde el principio, pues llegados al Mojón del Trigo y su abandonado Observatorio, tomamos una vereda a través de los conocidos como Ventisqueros de Cauchiles.

Vista desde la carretera del Veleta.
A la derecha el Refugio de la Carihuela.

Y doy fe de que ese día había ventisca, muy molesta, y que al tenerla en contra suponía un plus de esfuerzo. En este punto, si te paras y miras hacia atrás puedes observar a lo lejos tanto Granada como Armilla, y toda la vega oeste que rodea estas ciudades. Si miras hacia arriba, puedes observar como espera la cumbre, que parece estar cerca, pero forma parte de la ilusión por llegar más que de la realidad.

Vista desde la vereda de subida de la laguna de las Yeguas

El camino que seguimos va cortando la carretera del Veleta en varios puntos. Me da por pensar en este ingenio producto de las ilusiones del Duque San Pedro de Galatino, y del conocimiento y sabiduría del ingeniero Juan José Santa Cruz. En el esfuerzo de la subida tengo momentos para meditar que los granadinos somos gente que necesita retos para avanzar, y que cualquiera que sea el desafío, somos capaces de realizarlo. En estos momentos que vivimos de crisis económica, social y política, quizá sea la oportunidad para que nos pongamos manos a la obra, y construir cuantas "carreteras al Veleta" sean necesarias para salir adelante, y además demostrar que somos capaces, sobre todo a nosotros mismos.

Vista del Veleta (derecha) y del pico de Los Machos (derecha).
Realizada desde las Posiciones del Veleta

Entre tanto, vamos realizando paradas que nos permiten contemplar espectáculos visuales únicos, naturaleza en estado puro. Y más puro es el aire que aquí se respira. Y allí arriba, sigue ahí arriba esperando a que lleguemos, la cumbre delicada y primorosa. Serán necesarias dos horas y cuarto para alcanzarla, y sentir que es un momento especial. Os invito a todos a que subáis algún día, y que cada uno analice sus propias sensaciones. Es único.

En derredor de este punto, pues si miras al este observas al majestuoso Mulhacén (qué gran sepultura para un rey), y a su vera el pico de la Alcazaba. Por el norte debajo los diferentes barrancos como el de San Juan y Guarnón. Por el sur se puede otear el pueblo alpujarreño de Capileira, y girando más al oeste, se vislumbra Salobreña, de blanco resplandor. Y en dirección de poniente, se observan en primer lugar los Borreguiles y las vertientes del Dílar y Monachil. Al fondo, pequeñita, aparece Granada, casi tienes que buscarla.

Benjamín me acompaña en la cumbre. Al fondo, pico de la Alcazaba (derecha)


Momento para descender y buscar el refugio de La Carihuela, que nos permite un momento de descanso para el merecido avituallamiento. Disfrutando eso sí de la perspectiva de la Laguna de los Vasares, y la formación del río Veleta. Descenderemos desde aquí buscando el Collado de la Carihuela en dirección a los Lagunillos de la Virgen, y tras una exigente bajada llegamos a otro punto de gran atractivo. El deshielo ha ido conformando diferentes estanques de agua, con zonas de un verde primoroso. Todavía algunos neveros sobreviven a las temperaturas estivales, y poco a poco van vertiendo su agua conformando el nacimiento del río Dílar.


Lagunillos de la Virgen

De aquí nos dirigiremos a la laguna de las Yeguas, buscando las pistas de Borreguiles y una vereda que va en dirección noroeste, y tras cinco horas de camino llegaremos al punto de partida, momento en el cual vuelvo la vista y observo que ahí sigue, elegante y graciosa, la cumbre del Veleta. Hasta otro día, Señora.

Os dejo a continuación una serie de imágenes realizadas en la ruta, que espero que os gusten:


Y para todo aquel que quiera realizar la ruta, pues el detalle del GPS que se puede descargar desde Wikiloc:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada