domingo, 31 de julio de 2011

La Biblioteca del Salón

Si se realizase una encuesta a los granadinos acerca de la ubicación de ciertos edificios, seguramente una gran mayoría sabría indicar el lugar exacto en el que se sitúa el de la biblioteca del Salón. Muy cerca del conocido como "Puente Romano", en los jardines situados junto al río Genil y que conforman el paseo del Salón.

Fue diseñado por el arquitecto Ángel Casas en 1917. Este fue uno de los arquitectos más activos durante esta época en la Granada de comienzos de siglo, autor de edificios tan peculiares como el del Banco Central (1915), hoy sede de Caja Rural (situado en la esquina de Gran Vía con Reyes Católicos) y la actual Plaza de Toros (1928).

Fotografía del edificio conocido entonces como "Chalet del Salón" (principios del siglo XX)


Eran años de bonanza económica para la ciudad, debido a los beneficios reportados por la industria del azúcar de remolacha. La burguesía disponía ya de una ubicación para sus reuniones exclusivas: el Casino de Puerta Real. Los fines de semana se congregaban allí los más famosos apellidos de la ciudad, con los mejores carruajes y vestimentas de la época. Mujeres y hombres montaban tertulias, aderezadas con los mejores licores y vinos, acompañados de la música de la época.

Portada principal en la actualidad.
Indica el cartel su uso como Biblioteca Pública

Les acompañaban los más jóvenes, que debían ser herederos de sus posesiones. Según indicaba Juan Bustos en uno de sus magníficos artículos del diario Ideal, es muy probable que se produjese una gran aglomeración de adolescentes y mozos en el edificio del Casino, ocasionando gran algarabía con bailes y música que sin duda incomodaban las pausadas tertulias de sus progenitores. Por ello se proyectó una extensión del Casino con la finalidad de que allí pudiesen disfrutar de la música y los bailes, sin perturbar la tranquilidad del edificio principal.

Fachada posterior en la actualidad.


Consecuencia de ello surge el edificio al cual me refiero. Peculiar en su estructura, resaltando el torreón con cupulín con escalera rodeándolo en la base para acceder a una terraza, que sería la entrada al pabellón. Los accesos se trazaron en la portada mediante nueve arcos de columnas de capitel corintio. Probablemente sería el central, se traza más elevada, por el que se accedía al edificio, y el resto con grandes ventanales. Esta disposición se repite en ambas fachadas del edificio.

Torreón en la actualidad (sin cupulín)
Sería convertido en biblioteca en el año 1931 por las autoridades republicanas, con una reforma del edificio dirigida por el arquitecto Alfredo Rodríguez Orgaz. Inaugurada por Fernando de los Ríos en 1933, entonces Ministro de la Instrucción Pública. Desde entonces ha tenido el uso de Biblioteca Pública, y ha servido para difundir la cultura y saber entre los granadinos durante ya casi un siglo.

En este tipo de rincones se esconden seguro multitud de historias, recuerdos de romances juveniles, elementos que forman parte del patrimonio inmaterial de los granadinos. Representa además la importancia de la cultura y su libre difusión, de forma que esté accesible a todos. Son elementos imperecederos, y que aún hoy tienen repercusión en la sociedad.

Seguimos caminando...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Asegura mi familia que cada vez estoy más enamorado de Granada (soy de la provincia de Jaén), así que, como es verdad, te agradezco tu documentado artículo que me ha aclarado muchas cosas.
El edificio es todo un palacete, lo que no sabía es cuál fue su primer destino.

Alberto Granados

Alberto Donaire dijo...

Muchas gracias, Alberto, por tus palabras. Un saludo afectuoso

Publicar un comentario en la entrada