domingo, 29 de mayo de 2011

Del desaparecido puente de San Francisco

Ya en su día publiqué en la entrada relativa a la calles Reyes Católicos (ver entrada) que hubo un tiempo en el que el río Darro se mostraba a la ciudad, orgulloso. La cruzaba orgulloso y apacible, aunque en ocasiones explotaba con vigor por la acumulación de energía.

Los ciudadanos, para moverse por la ciudad en aquéllos días, utilizaban una serie de puentes que comunicaban diferentes barrios situados a ambos lados del río a lo largo de la medina. Se contaban en su día hasta trece desde su entrada a la urbe hasta su encuentro con el río Genil.

Uno de ellos sería el situado a la altura de la plaza de Isabel la Católica, en su esquina suroeste. Sería el lugar en el que en su día se encontraba la desaparecida calle Sierpe Alta (ver en Google Maps). Este puente tendría varias denominaciones a lo largo de su historia. En el momento de su construcción en el siglo XIV se le nombraba haciendo referencia a los talleres que se situaban cerca: de los Zapateros, de la Gallinería o de los Sastres.

Ubicación de la calle Reyes Católicos en la que estaría el puente

Su factura se ha datado en la época de expansión de la medina por la margen izquierda del río, ya que hasta entonces la ocupación se había realizado sobre todo en la zona derecha, en la que se situaban la Mezquita Mayor, la Alcaicería y Zacatín, que sin duda tendrían una gran importancia comercial y religiosa.

En la zona que hoy ocupa la plaza, barrio de San Matías, y Realejo se ubicarían sobre todo talleres de diferente tipología. Los más cercanos al río, serían sobre todo de tratamiento de pieles o curtidurías, y más alejados se encontraban los más famosos e importantes talleres alfareros. Por tanto era muy importante la comunicación entre las diferentes zonas de la ciudad, de ahí la importancia de los puentes sobre el Darro. 

Puente de San Francisco. Imagen de principios del s. XX
Probablemente realizada desde el puente del Carbón.
Al fondo, se observa el puente de los Baños Reales


El que nos ocupa ahora se construyó con un arco de medio punto formado por dovelas en sillares labrados, así como el pretil. El resto estaría ejecutado en sillarejo, de forma similar al resto de los construidos en esta época. Como se observa en alguna imagen del puente, bajo el arco en la margen derecha del río, se realizó un refuerzo del estribo y convertido en una acera.

Se realizaron diferentes refuerzos y reconstrucciones a lo largo de su historia, siendo importantes los daños sufridos en el desbordamiento de 1835, aunque su desaparición se produce en la fase de embovedado de la actual calle Reyes Católicos (denominada entonces Méndez Núñez)

Imagen del puente de finales del s. XIX


Su denominación de puente de San Francisco proviene del hecho de en tiempos posteriores a la conquista, se situaba cerca el convento de San Francisco el Grande, en la zona que hoy ocupa el siempre conocido como cuartel de “Capitanía” (hoy sede del MADOC).

Continuaré con el resto de puentes, en un recordatorio que espero sirva para que aquellos que no pudimos disfrutar de esta fisonomía tan característica de la ciudad de Granada, atravesada y rodeada por ríos.

Seguimos caminando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada