sábado, 28 de abril de 2012

Ruta de Senderismo: Vereda de la Estrella - Cortijo del Hornillo

Aprovechando que las temperaturas se van moderando en la primavera volvemos a caminar por la floreciente naturaleza de Sierra Nevada. Ha sido un invierno bastante seco, aunque las lluvias de inicios del mes de abril han recuperado el verdor de esta zona de la montaña.

Comienza la ruta en la confluencia del río Genil con el arroyo (río) San Juan, donde podremos llegar en coche siguiendo la pequeña carretera que viene de Güejar Sierra. Un pueblo que ya por su nombre puede deducirse su origen en tiempos de dominación musulmana, ya que provendría del árabe Qaryat Walyar , que denominaría esta zona ocupada por una alquería o zona dedicada al cultivo intensivo.

Vista de robles melojos con algún pino en la zona central


Se aprovecha el camino que va paralelo al río Genil, una vez llegados al Charcón, que otrora fuese el trazado del tranvía de la Sierra, tan mitificado en estos tiempos como despreciado en su día por las autoridades. Atravesando varios de sus túneles se llega a su término justo en la confluencia de los dos ríos antes mencionados, y es donde da comienzo la conocida Vereda de la Estrella. Debe su nombre a que fue enlace directo con las diversas minas que hay en su trazado, una de ellas la Mina de la Estrella, de donde se extraía  el hierro y plomo tan necesarios a finales del siglo XIX para la revolución industrial.

Por esta razón se tiene un sendero tan amplio en una zona tan escarpada como esta, el cual es aprovechado cada domingo por multitud de personas que disfrutan de un entorno único, sonidos relajantes del discurrir del agua, y demás atractivos de Sierra Nevada.

Cortijo del Hornillo con el pico de la Alcazaba de fondo


En esta ruta se abandona la Vereda al poco de inciarla, buscando una subida que conduce por una vereda más estrecha a las casas de la Hortichuela, donde se están realizando actualmente trabajos de adecuación y recuperación de cultivos tradicionales de mediados del siglo pasado. Se recuerda de esta forma la ocupación que tuvo esta zona durante muchos años para su aprovechamiento agrícola, con diferentes cultivos. De este origen serán las diferentes acequias que cruzaremos en la ruta y que provienen desde muy lejano, siendo un legado importante que también se quiere recuperar.



Llegamos a la zona en la que se encontraban las minas de Serpentina, en pleno barranco del San Juan, mineral cuyo color verde fue muy atractivo desde antiguo y utilizado para adorno de multitud de monumentos no sólo de Granada (Palacio Carlos V, Iglesia de las Angustias, Monasterio Cartuja) sino en otros puntos de la geografía española (Monasterio del Escorial, Madrid). Ahora están abandonadas y cerradas, aunque aún destacan muchos minerales de color verde por el suelo.


Continuamos por el sendero, ahora pista forestal durante un tramo muy corto, pues a la derecha se abre una pequeña vereda, cuya pendiente será más intensa que la que hasta ahora hemos tenido. Nos llevará directamente hasta una amplia zona conocida como Cortijo del Hoyo, uno de los muchos que aquí se podían encontrar a mediados del siglo pasado, como antes comentaba. Siguiendo el sendero, ahora con una pendiente menos pronunciada, llegaremos a un lugar único por sus vistas, acompañados por los característicos robles melojos que ahora se están recuperando y que crecen a su ritmo, pausado pero continuo, aportando un aspecto diferente a otras zonas de la Sierra ocupadas fundamentalmente por pinares.

En un momento dado, se abrirán entre las ramas de los robles las vistas imponentes de las caras norte de los picos más elevados del macizo alpino. Justo donde ya se observa el Cortijo del Hornillo, se visualiza una panorámica que permite observar desde el Cerro del Mojón Alto hasta la Alcazaba y Mulhacén, además de los valles de los ríos Valdeinfierno y Valdecasillas. En esta época aún se conserva mucha de la nieve caída durante las últimas semanas, por lo que el contraste de colores es único.



Observamos que lo que fueran las instalaciones del Cortijo se han adaptado perfectamente como refugio, y volvemos sobre nuestros pasos para comenzar la bajada, que realizaremos por la zona de Cabañas Viejas, también adaptado como refugio, para por una vereda de gran pendiente descender hasta encontrar de nuevo la Vereda de la Estrella. Nos conducirá directamente al punto del que partimos.

Algunos caballos descansando en la zona de Cabañas Viejas

Es una zona que permite realizar mútiples paseos, resultando cada uno ellos diferente al anterior. Así que os invito a disfrutar de la naturaleza, siempre desde la perspectiva del respeto absoluto y manteniendo un especial cuidado de esta zona, sin dejar ningún resto tras nuestro paso.

Por aquí os dejo el detalle de la ruta trazada en GPS, por si queréis descargarla y realizarla con total tranquilidad.



Seguimos caminando...

3 comentarios:

Eloy Morales M dijo...

¡Tengo muchas ganas de hacer esta ruta! Gracias por compartirla...Un saludo.

Alberto Donaire dijo...

Buenas, Eloy.

Me alegro de que te sea útil. ¡A disfrutarla!

amalia j.c. dijo...

Pues ya somos dos ¡¡¡
A ver si organizamos esa ruta Eloy.... si Alberto hace de guía seguro que vemos más aún de lo que esperamos.
Gracias y un cordial saludo ¡¡

Publicar un comentario en la entrada