jueves, 25 de noviembre de 2010

La Carrera de la Virgen (o del Genil) (1)

Una de mis calles preferidas, o quizá la favorita. Comienza en el paseo del Salón y finaliza, o parece finalizar en Puerta Real, encontrándose con la pobladísima siempre fuente de las Batallas. Su estructura es de bulevar, con dos carriles laterales por los que pueden circular aún los vehículos privados. Cuando camino por ella me recuerda a mis pocos pero intensos paseos por las Ramblas de Barcelona, y salvando las distancias, ambas se fusionan en mi pensamiento, de forma que cuando estoy en una, recuerdo la otra y viceversa.

Antes de entrar en el detalle de la descripción de lo que podemos encontrar en esta calle, me gustaría indicar que me resulta muy característico que los granadinos siempre la hemos denominado Carrera de la Virgen, cuando en realidad su nombre ha sido hasta hace muy poco Carrera del Genil. Debido a esto, y después de muchísimos años, se ha procedido por parte del ayuntamiento de Granada al cambio de nombre, y ha pasado a denominarse Carrera de la Virgen de forma oficial. De hecho, si buscamos la calle en cualquier callejero o en Google Maps, todavía podremos comprobar que aparece su nombre oficial anterior.

¿Y por qué "de la Virgen"? Pues porque como dice la canción (su himno) habita en ella la patrona de la ciudad, la Virgen de las Angustias, ya que en esta calle se sitúa la magnífica basílica constituida aquí desde principios del XVII, teniendo su origen en una ermita en la que se veneraba una tabla con la representación de la citada dolorosa, y que debido a la gran devoción que despertó y su aumento a lo largo del tiempo, se consiguió tanto la adquisición de la actual imagen de Nuestra Señora como la construcción del templo que actualmente disfrutamos. Cualquiera que pasee por esta calle podrá comprobar el incesante ir y venir de personas entrando a esta basílica para poder pasar un ratico y realizar su oración, y seguramente para buscar consuelo o ayuda en cualquiera de los avatares normales de la vida.

Sin duda el momento más importante para visitar esta calle se sitúa en cada mes de Septiembre, dedicado por los granadinos a rendir culto a la patrona, teniendo como momento culmen tanto la ofrenda floral como la procesión de la imagen de la Virgen por las calles de la ciudad. Esta última se realiza el último domingo del citado mes, acudiendo miles de personas desde diferentes puntos no sólo de la ciudad, sino de toda la provincia, y es sin duda alguna uno de los momentos más emocionantes para todos aquellos que son creyentes, y creo que para todos los granadinos sin distinción. Se considera en la ciudad como la entrada oficial del otoño, y se aprovechan las plazas cercanas a la basílica para situar puestos de venta de productos típicos de la época (maoletas, granadas, membrillos, azofaifas, acerolas, etc.), además de la conocida como torta de la Virgen, que se podrá encontrar en todas las pastelerías y confiterías de la ciudad y provincia en estas fechas.

Seguiré dando más detalles y recuerdos de esta calle, y espero que cualquiera que lea este post pueda añadir comentarios con sus vivencias o conocimientos.

Ver más fotos
Situación en el mapa

Sigamos caminando...

4 comentarios:

Salva dijo...

Cuantos maravillosos recuerdos! Gracias fenómeno por este viajecito de 10 años atrás en el tiempo...

MARIKI dijo...

Para mí también es mi calle preferida!! Muchas gracias por estos momentos de recuerdos... Un besico!

Anónimo dijo...

Hermosos recuerdos de estudiante en los Escolapios, muchos años subiendo y bajando la Carrera de la Virgen.

Antonio
(Barcelona)

Alberto Donaire dijo...

Buenas Antonio, y bienvenido.

Sin duda es una de las calles de Granada con mayor belleza, y una de mis favoritas.

Como indico en la entrada, tienes la suerte de disfrutar en Barcelona de una calle similar, como son las Ramblas. Será porque son mis favoritas ;)

Publicar un comentario