domingo, 23 de septiembre de 2012

Paseo por el Zenete y la Alcazaba Cadima

En anteriores entradas he comentado que Granada es una ciudad que por su orografía permite tener multitud de perspectivas, cada una de las cuales nos deja disfrutar de muchos detalles de la ciudad. Evidentemente una de las mejores zonas para hacerlo es el conocido actualmente como barrio del Albayzín (o Albaizín), que ocupa una colina ubicada a la derecha del río Darro.

Transitar por estas calles es hacerlo por el germen de la ciudad de Granada, pues en esta zona decidieron ubicarse los ziríes en el siglo XI, momento este que muchos historiadores y arqueólogos consideran como el momento de fundación como tal de la ciudad de Granada. Lo hacían, eso sí, sobre los restos de lo que fuera en su día asentamiento (oppidum)  íbero (s. VII a.C.), y posteriormente romano, por lo que debemos apreciar la historia que se acumula bajo las calles de todo este sector granadino.

Panorámica observada desde el Mirador de Cruz de Quirós


Es por ello que esta serie de paseos que quiero ofrecer a los lectores de este blog comienzan con un paseo por este barrio tan enigmático, característico y único que tenemos en esta milenaria ciudad. El punto de partida será la plaza ubicada justo enfrente de la Puerta o Arco de Elvira, pues quiero de esta forma revalorizar la que durante la dominación musulmana sería una de las principales entradas a la ciudad. Lo que nos resta de la puerta de Elvira es una parte de la grandiosa construcción que tuviera en su día, y su nombre al igual que la calle se debe a la orientación que tiene hacia la que hasta el siglo XI fue capital de la Cora, la medina de Elvira, que ya fue tratada en una entrada dedicada a la calle con el mismo nombre (ver aquí).

Atravesamos este resto tan importante de la ciudad y embocamos la calle hacia la derecha, justo como se hace desde que en el siglo XI (comienzos s. XII)  se definiera el urbanismo de esta zona, y sin avanzar demasiado deberemos pararnos a la altura de un pilar ubicado a la izquierda, con una imagen de la Virgen de las Angustias en una pequeña hornacina adornada con faroles. Justo aquí comienza la Cuesta de Abarqueros, calle escalonada y de una pendiente pronunciada con un firme irregular, por lo que aconsejo a quien realice este paseo lo haga con calzado cómodo y plano (¡"prohibidos" los tacones!). Subimos por esta calle que supone sin duda un cambio urbanístico notable con respecto a lo que hemos dejado justo atrás, pues los edificios se convierten en casas, las calles ya no son anchas y asfaltadas, entrando en otra identidad diferente de una misma ciudad.

Cuesta de Abarqueros


Cuando llegamos al final de esa cuesta podemos girarnos y observar que ya tenemos ante nosotros una vista diferente de la ciudad, con la posibilidad de ver las torres de iglesias (San Juan de Dios, San Jerónimo, por ejemplo) además de la parte superior del Arco de Elvira, y muchos otros detalles que os dejaré descubrir. Al llegar al final de la cuesta giraremos a la derecha, y transitaremos por el Callejón del Zenete, que mantiene la denominación que toda esta zona tuviera en tiempos árabes. Según dejara escrito Luis Seco de Lucena Paredes, reconocido arabista granadino de comienzos del siglo XX, el término Zenete (del árabe Sened) lo interpreta como "falda de montaña, ladera, subida del llano a la altura", significado que describe de forma lógica esta zona, y que es perfectamente aplicable a esa región de la provincia cercana a Guadix también conocida con esta denominación, que a mi personalmente me parece más que razonable.

Caminaremos por esta calle hasta que a la izquierda, por encima de nuestras cabezas, observamos un aljibe de ladrillo (Aljibe del Zenete s. XVI), desde el cual subiremos hasta un pequeño rincón acondicionado como mirador, denominado de la Cruz de Quirós. Es uno de los puntos que permiten otear la ciudad hacia el oeste, con especial protagonismo de la cabecera de la Catedral que tanto impresionó desde su construcción, y que muchos artistas han dibujado en sus obras, incluido el gran Velázquez. Punto este en el que podremos reposar a la vez que descubrir a qué iglesias pertenecen las torres que se observan, o percibir la diferencia entre la planificación de calles entre unas y otras zonas.

Dibujo realizado por Velázquez de la cabecera de la Catedral de Granada (1649)


Seguiremos nuestro paseo por la calle Bocanegra (a la derecha) que desemboca directamente en la calle Oidores, denominación que se debe a la cercanía de la Real Chancillería, que subiremos hasta encontrarnos con la entrada del Monasterio de Santa Isabel la Real, cuyo compás e iglesia merecen una visita más profunda, pero que podemos disfrutar en todos los detalles que una construcción de comienzos del siglo XVI nos puede aportar, además de disfrutar de un ambiente relajado y tranquilo propio de estos lugares.

Continuamos nuestro camino por la calle Santa Isabel la Real hasta la confluencia con la Cuesta María de la Miel, de la cual puedo comentar que podría constituir una de las calles más antiguas de toda la ciudad, según lo atestiguan los restos arqueológicos hallados en toda esta zona, tanto íberos, como romanos y por supuesto ziríes y nazaríes. Llegaremos siguiendo esta calle a la Placeta de las Minas y en la misma dirección a otra de las puertas de la muralla defensiva de la entonces Alcazaba Cadima. Se ha datado en el siglo XI, conocida como Puerta Nueva o del Ensanche (Bab al-Ziyada), y que tiene como peculiaridad que sería una de las primeras entradas en recodo construidas en la ciudad, modelo que después ya sería utilizado en el resto de accesos controlados por la defensa militar (como las construidas en la Alhambra, por ejemplo).

Cuesta María de la Miel

Estamos en la Plaza Larga, espacio que es habitualmente usado para un mercado con puestos que pueden interpretarse como una continuidad del uso que ya tuviera desde el siglo XI, casi como una representación fosilizada de lo ocurrido hace casi mil años. Aporta, además, un ambiente de barrio que los vecinos albaicineros se esfuerzan en mantener, y que sin duda es de los elementos más importantes del mismo.

A la izquierda de la plaza se abre la Cuesta de la Alhacaba, en la que pasearemos en paralelo a los restos de la muralla que cerraría la citada Alcazaba Cadima (o Vieja), que en algún punto podemos observar con claridad, y que suponen un tesoro arqueológico, uno más de Granada. No tiene tal tratamiento por parte de las autoridades, pues no hay más que observar lo descuidado del entorno, algo que sólo puede ocurrir en Granada, pues cualquier otra ciudad cuidaría este entorno con sumo interés y cuidado, además de haberlo acondicionado como elemento de interés turístico.

Terminada la cuesta llegaremos al punto de partida, momento en el que podréis aprovechar para aportar algún comentario a esta entrada, indicándome qué os ha parecido, los puntos más interesantes o citar los detalles que tengan especial interés para vosotros. Para aquéllos que dispongan de un móvil de última generación, os dejo por aquí tanto el mapa con la ruta como el archivo que os permitirá realizarla sin pérdida posible.



Ver Paseo por el Zenete en un mapa más grande


Fichero KML de la Ruta: Descargar aqui

Seguimos caminando...

2 comentarios:

Alberto Granados dijo...

Ayer también nos tocó a mi mujer y a mí una mañana albayzinera. Subimos la Cuesta de San Antonio, nos metimos por el corredor verde de la muralla Alberzana hasta la fábrica de cerámica Fajaluza, fuimos a la puerta de dicho nombre y tiramos por San Luis (Aljibes de la Cruz de Piedra, de San Luis recién restaurado y de la Viekja), Cruz de rauda, bajamos a las calles San Buenaventura, Fátima, Pagé, Agua y Plaza Larga, con café incluido en La Porrona.
Después del descansito, Arco de las Pesas, Minas, Aljibe de la Gitana, Cristo de las Azucenas, Callejón de las Monjas, Callejón del Gallo, Plaza de San Miguel Bajo, Caril de la Lona, Al-Hacaba y a casa.
Subir a l viejo bario moro me reconcilia con la vida.
Un saludo, tocayo.

AG

Alberto Donaire dijo...

Magnífica ruta, que pasa por un punto como la Cruz de la Rauda en el que las vistas son increíbles. Estará incluida en alguno de los siguientes paseos. Un saludo y gracias por tu aportación

Publicar un comentario